3 MODELOS PARA BRINDAR RETROALIMENTACIÓN DE FORMA EFECTIVA

Para muchos, escuchar las palabras retroalimentación o feedback invoca un sentimiento ominoso o amenazante. Pero no tiene por qué ser así. De hecho, recibir y brindar retroalimentación puede convertirse en una experiencia grata y hasta esperada si se hace de la manera correcta.

¿Cómo dar feedback? 3 modelos

  1. BIFF (CIFS)

    Secciona la retroalimentación en pedacitos claramente entendibles y deja claro por qué se está mencionando cada cosa.

    Las siglas de este modelo vienen de las palabras Behavior, Impact, Future, Feeling. Si lo tradujéramos al español quedaría de la siguiente manera:

    Comportamiento: Comience por describir un comportamiento específico de la persona (ya sea positivo o a mejorar).

    Impacto: Describa el impacto que ese comportamiento ha tenido, en usted, el equipo, los resultados, los clientes, o en cualquier otra área pertinente.

    Futuro: Mencione qué resultados futuros le gustaría ver de parte de la persona, ya sea en términos de comportamiento o desempeño.

    Sentimientos: Esta sección se trata de escuchar cómo se siente la persona luego de recibir retroalimentación y cuáles son sus pensamientos o sugerencias acerca de sus puntos de mejora.

  2. Semáforo

    Este modelo se basa en las señales de tránsito. Se enfoca en comenzar con los puntos de mejora y terminar con la retroalimentación positiva para aliviar la tensión.
    Luz roja: Comience por mencionar las acciones o comportamientos que deben detenerse, pues están teniendo un impacto negativo. Recuerde ser específico y brindar el contexto completo.
    Luz amarilla: Posteriormente, mencione acciones que podrían convertirse en un problema a futuro (por ejemplo, procrastinar).
    Luz verde: Para terminar, reconozca las actitudes o acciones positivas y/o logros de la persona.

  3. AID

    Este modelo es similar al modelo BIFF. Sus siglas significan Acción, Impacto y Deseo. El feedback debe desarrollarse de la siguiente manera:
    Acción: Comience resaltando las acciones (positivas o negativas) que la persona haya realizado.
    Impacto: Explique el impacto que esas acciones hayan tenido en el equipo, los resultados o cualquier otra área.

    Deseo: Converse con la persona que recibe la retroalimentación acerca de cuál es el comportamiento que se desea tener el futuro. Apóyese realizando preguntas como: ¿qué debe cambiar en el futuro?, o ¿cuál es el objetivo que se desea alcanzar?

En resumen

Dar feedback no tiene por qué ser una mala experiencia. Simplemente:
Investigue el contexto completo.

  • Brinde retroalimentación son su modelo de retroalimentación favorito.
  • Tome notas y cree un plan de mejora.
  • Dé seguimiento.

¿Quieres que te ayudemos a crecer tu organización?

Regístrate aquí

Coloca tus datos y te contactaremos para mostrarte cómo funciona

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Categorías
Popular
tabla periódica de marketing