8 hábitos para una mejor inteligencia emocional en el trabajo

A nadie le gusta trabajar con personas que son un flujo constante de negatividad en el lugar de trabajo. Claro, una cierta cantidad de ventilación es saludable, pero no cuando es interminable. Disminuye la motivación y hace que los problemas parezcan más grandes de lo que son. Por ello debemos tener en cuenta nuestra inteligencia emocional.

 Ahora imagine a ese compañero de trabajo que está tranquilo y alegre la mayor parte del tiempo. Abordan los problemas sin verse abrumados por ellos, y es difícil meterse con ellos. Si bien no todos pueden mantener este estándar en todo momento, estos son indicadores de un alto coeficiente de inteligencia emocional (EI). Una EI desarrollada puede conducir a una vida laboral más feliz, saludable y productiva.

Según los investigadores, nuestro éxito en el trabajo o en la vida depende del 80% de la inteligencia emocional y solo del 20% del intelecto académico. Las personas con un IE alto también son grandes líderes. El autor Daniel Goleman ha sugerido que hay cinco componentes críticos para IE:

  • Conciencia de sí mismo
  • Autorregulación
  • Motivación
  • Empatía
  • Habilidades sociales

 Hoy, nos gustaría hablar sobre ocho hábitos que puede emplear en su vida diaria para reconocer y desarrollar una fuerte EI.

1.-Tenga en cuenta tu Inteligencia Emocional

 Para mejorar, es importante saber desde dónde está comenzando. Las pruebas pueden evaluar su EI con preguntas y sugerencias que resaltan sus fortalezas y vulnerabilidades emocionales. Realice una prueba de inteligencia emocional en línea. Es seguro que le dará una idea de lo que necesita trabajar sin tomar demasiado tiempo.

 2.-Conoce tus desencadenantes positivos y negativos

A veces es difícil determinar qué te pone de mal humor o, por el contrario, qué te hace feliz. Tal vez el lanzamiento de su producto estresante la próxima semana lo esté deprimiendo. La maravillosa comida que comiste podría hacerte feliz por el resto del día. Las personas que te rodean, el entorno de tu lugar de trabajo y tu estado de salud influyen en tu forma de sentir. Identifique qué le afecta y cómo, de modo que cuando ocurran escenarios inesperados, pueda manejarlos adecuadamente.

 3.-Llevar un diario 

 Un diario lo mantiene responsable y lo ayuda a analizar sus comportamientos diarios. Puede escribir sobre lo estresante que fue la reunión de ese día o cómo reaccionó cuando su compañero de trabajo tomó su pluma favorita sin su permiso. Parecen situaciones intrascendentes, pero se pueden acumular pequeñas molestias sin una salida. Trate de concentrarse también en los aspectos positivos de su diario. Escribe sobre lo feliz que te sentiste cuando tu equipo te regaló esa hermosa taza de café o cuando recibiste esa promoción. Hacer esto te dará una perspectiva muy necesaria. Puede examinar qué tan bien manejó sus emociones e identificar las áreas en las que debería trabajar. Practique nuevos comportamientos y reacciones, y haga un seguimiento de cómo eso mejora su vida laboral.

Diario para la inteligencia emocional

4.-Practica la positividad

 Sabemos que es un cliché, pero tratamos de ver el lado positivo de todo. En lugar de estar nervioso por hacer algo con lo que nunca ha tenido experiencia, trátelo como una oportunidad para aprender algo nuevo. Las afirmaciones positivas son una excelente manera de mantenerse motivado. Dígase a sí mismo que es capaz de lograr ese gran negocio y que tendrá éxito. Lo más importante, cree lo que dices. Tus creencias sobre ti mismo son autocumplidas. Asegúrese de que estén trabajando para usted, no contra usted.

mensajes positivos para la inteligencia emocional

5.-Escucha lo que otros tienen que decir

 Cuando escuchas a los demás, muestras que te importan. Estar demasiado ocupado con sus propias opiniones nublará el juicio y afectará su reacción ante las situaciones. Puede ser difícil darse cuenta cuando está haciendo esto, especialmente en el lugar de trabajo. Por ejemplo, a muchos gerentes les resulta difícil equilibrar la afirmación de su propio punto de vista y escuchar las ideas de su equipo. Siempre pregunte cuáles son las opiniones y preocupaciones de los demás. Escuchar mejora el vínculo y la confianza dentro de su equipo. Cuando alguien presente comentarios sobre usted, preste atención. Puede que no siempre sea positivo, pero eso no es malo. Tome comentarios negativos como lo haría con los positivos, y mírelos como una oportunidad para superarse.

6.-Disculparse cuando sea necesario

 Está bien reaccionar. Solo somos humanos. Todos accidentalmente o incluso intencionalmente lastimamos a otros a veces. Disculparse cuando esto sucede es extremadamente importante. No siempre es fácil y puede requerir mucho coraje. Pero no es un signo de debilidad. Mantener sus relaciones saludables a veces implica sacrificar un poco de orgullo y disculparse.

7.-Ponte en sus zapatos

 Si ves a un compañero de trabajo que está mirando hacia abajo, ve a hablar con él. Trate de entender por lo que están pasando y recuerde no juzgar. Si necesitan ayuda, no dudes en ofrecerla. Acostúmbrese a tener estas dos preguntas en mente antes de reaccionar: ¿Cómo se sentiría si fuera usted? ¿Cómo le gustaría que otros lo trataran? Tratar a los demás como quieres que te traten es una buena forma de practicar la inteligencia emocional.

8.-Estar abierto al humor

 No tendrás control de cada situación todo el tiempo. Si las cosas no salen como esperabas, sigue adelante. Encuentra el humor en situaciones laborales. Bromea, diviértete y ríe. Esto puede cambiar completamente tu ambiente de trabajo. El humor es un signo de un alto IE. La felicidad y la risa son algunas de las mejores medicinas que puede tener para manejar el estrés.

risas para mejorar la inteligencia emocional

La inteligencia emocional viene con la práctica. Intente implementar estos comportamientos todos los días y continúe encontrando nuevos a medida que pase el tiempo. Esforzarse por mejorar su IE traerá más positividad y productividad a su vida profesional. Le ayudará a comprender y reaccionar ante las emociones de los demás. En el lugar de trabajo, le permite colaborar con su equipo, expresar diferencias de opinión y liderar y negociar con gracia. Ya sea que sea un gerente experimentado o un nuevo empleado, aumentar su IE lo ayudará a conectarse y construir una buena relación con sus compañeros de trabajo.