Dar el salto de empresario a dueño de una pequeña empresa es un camino increíble y gratificante, pero es uno que viene con giros y vueltas. Tu exitosa puesta en marcha significa que ya estas a la vanguardia. ¡Piensa que tu idea única es algo que la gente quiere y a tu cerebro innovador se le ocurrió esa idea! Has superado la ...